Publish in this journal
Journal Information
Vol. 58. Issue S1.
Temas de actualidad 2022
Pages S21-S27 (January 2023)
Share
Share
Download PDF
More article options
Visits
...
Vol. 58. Issue S1.
Temas de actualidad 2022
Pages S21-S27 (January 2023)
Temas de actualidad
Full text access
Selección de lo mejor del año en 2022 en riesgo vascular y rehabilitación cardiaca
Selection of the best of 2022 in vascular risk and cardiac rehabilitation
Visits
2605
María Rosa Fernández Olmoa,
Corresponding author
mariarosafernandezolmo@gmail.com

Autor para correspondencia.
, Alberto Cordero Fortb,c,d, Javier Torres Llergoa, Domingo Marzal Martíne, Mario Baquero Alonsof, Mar Martínez Quesadag, Patricia Palau Sampioh,i, Raquel Campuzano Ruizj
a Servicio de Cardiología, Hospital Universitario de Jaén, Jaén, España
b Unidad de Investigación de Cardiología, Servicio de Cardiología, Hospital San Juan de Alicante, Sant Joan d’Alacant, Alicante, España
c Fundación para el Fomento de la Investigación Sanitaria y Biomédica de la Comunidad Valenciana (Fisabio), Valencia, España
d Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Cardiovasculares (CIBERCV), España
e Servicio de Cardiología, Hospital Quirónsalud San José, Madrid, España
f Servicio de Cardiología, Complejo Hospitalario de Toledo, Toledo, España
g Servicio de Cardiología, Hospital Universitario Virgen Macarena, Sevilla, España
h Servicio de Cardiología, Hospital Clínico Universitario de Valencia, Valencia, España
i Instituto de Investigación Sanitaria de Valencia (INCLIVA), Valencia, España
j Servicio de Cardiología, Hospital Universitario Fundación Alcorcón, Alcorcón, Madrid, España
Ver más
This item has received
Article information
Abstract
Full Text
Bibliography
Download PDF
Statistics
Figures (1)
Special issue
This article is part of special issue:
Vol. 58. Issue S1

Temas de actualidad 2022

More info
Resumen

La prevención cardiovascular sigue aportándonos novedades interesantes tanto desde el punto de vista de la dieta como del resto de los estilos de vida. El conocimiento de los factores de riesgo se está ampliando, tanto en el control como en el tratamiento de los factores clásicos, como la hipertensión arterial, la obesidad, la diabetes y los lípidos, así como en los factores emergentes, como es el medio ambiente.

Los programas de rehabilitación cardiaca continúan demostrando beneficios tanto en la enfermedad coronaria como en la insuficiencia cardiaca y se están adaptando a los nuevos tiempos con la introducción de las nuevas tecnologías. Por último, la prueba de esfuerzo cardiopulmonar se está posicionado como el tratamiento goldstandard en la valoración de las enfermedades cardiovasculares.

Palabras clave:
Prevención cardiovascular. Estilos de vida
Factores de riesgo cardiovascular
Rehabilitación cardiaca
Insuficiencia cardiaca
Prueba de esfuerzo cardiopulmonar
Abreviaturas:
IC
RC
Abstract

Cardiovascular prevention continues to provide us with interesting novelties, from the point of view of diet and other lifestyles. Knowledge of risk factors is expanding, both in the control and treatment of classic factors such as arterial hypertension, obesity, diabetes and lipids, as well as in emerging factors such as the environment.

Cardiac rehabilitation programs continue to show benefits in both coronary disease and heart failure and are adapting to the new times, with the introduction of new technologies. Finally, the cardiopulmonary stress test is becoming the gold standard in the assessment of cardiovascular diseases.

Keywords:
Cardiovascular prevention
Lifestyles
Cardiovascular risk factors
Cardiac rehabilitation
Heart failure
Cardiopulmonary stress test
Full Text
Estilos de vida: nutrición y ejercicio físico

La base fundamental de la prevención cardiovascular es realizar una dieta adecuada y ejercicio físico de forma regular, pero esto no es ninguna novedad, aunque continúa siendo una asignatura pendiente. Sin embargo, existen novedades en cuanto al conocimiento de la relación entre las condiciones genéticas y los estilos de vida. Se ha publicado una revisión1 sobre la evidencia que vincula el ejercicio físico y la dieta con los sistemas de epigenética, como son la metilación del ADN, la modificación de histonas y la expresión del ácido ribonucleico no codificante, con la aparición de enfermedad cardiovascular. Estas condiciones pueden trasmitirse a las siguientes generaciones.

En cuanto a la dieta, se ha publicado el ensayo clínico CORDIOPREV2, de un grupo investigador español, en el que se analizó la influencia de la dieta mediterránea en pacientes con enfermedad cardiovascular establecida. Se indujo a un total de algo más de 1.000 pacientes aleatorizados a llevar una dieta mediterránea o una dieta baja en grasas; la primera fue superior significativamente, con una reducción del 33% de eventos cardiovasculares.

También se ha publicado un estudio de cohortes retrospectivo sobre la influencia de los estilos de vida en la mortalidad cardiovascular en las mujeres menopáusicas3. En él se han identificado como factores que aumentan la mortalidad cardiovascular de esta población el bajo consumo de verdura y el sedentarismo, entre otros.

Hipertensión arterial

La hipertensión arterial sigue siendo uno de los principales factores de riesgo cardiovascular, e incluso se ha observado un incremento en la prevalencia de las mujeres embarazadas, debido a las tasas crecientes de obesidad en las gestantes4 y su mayor edad. El estudio CHAP5 ha demostrado que, en mujeres embazadas con hipertensión arterial crónica leve, el tratamiento farmacológico con un objetivo de presión arterial menor de 140/90mmHg frente a una estrategia de tratar solo con cifras iguales o superiores a 160/105mmHg se asocia a una reducción del combinado de preeclampsia grave, parto pretérmino (<35 semanas), abruptio placentae y muerte fetal o neonatal. Todo ello sin un incremento significativo de retardo de crecimiento intrauterino.

En cuanto a las novedades en el tratamiento de la hipertensión arterial, el seguimiento a 36meses del estudio SPYRAL HTN-ON MED6 ha demostrado que la denervación renal con radiofrecuencia frente a un procedimiento simulado en pacientes con mal control, a pesar de 1 a 3fármacos, consigue reducciones medias de 10mmHg de sistólica y de 5,9mmHg de diastólica sin problemas de seguridad, si bien la carga de tratamiento (número de fármacos) no difirió entre ambos grupos.

Diabetes mellitus y obesidad

En el campo de la diabetes mellitus tipo2 (DM2) y de la obesidad existen novedades fundamentalmente enfocadas en el tratamiento de la obesidad como abordaje primordial del tratamiento de la DM2, así como la prevención de eventos cardiovasculares. En el estudio SURPASS-27, en pacientes con DM2, se evaluaron la eficacia y la seguridad de tirzepatida, un nuevo agonista del receptor del péptido similar al glucagón-1 (arGLP-1) e insulinotrópico dependiente de la glucosa frente a semaglutida, un arGLP-1, lo que ha demostrado una reducción de hemoglobina glucosilada de −2,01%, −2,24% y −2,30% con 5, 10 y 15mg semanales de tirzepatida, y de −1,86% con semaglutida semanal hasta 1mg. Las diferencias entre 5, 10 y 15mg de tirzepatida frente a semaglutida fueron de −0,15% (p=0,02), −0,39% (p<0,001) y −0,45% (p<0,001). La reducción del peso con tirzepatida frente a semaglutida fue de −1,9, −3,6 y −5,5kg; p<0,001. Los efectos adversos más frecuentes fueron gastrointestinales leves a moderados. Se observaron hipoglucemias en el 0,6%, el 0,2% y el 1,7% con tirzepatida 5, 10 y 15mg, y en el 0,4% con semaglutida.

Otro estudio, el SURMOUNT-18, evaluó la eficacia y la seguridad de tirzepatida en pacientes con obesidad sin DM2. El índice de masa corporal medio era de 38kg/m2. El cambio porcentual medio en peso en la semana 72 fue −15,0%, −19,5% y −20,9% con la dosis de 5, 10 y 15mg semanales, respectivamente, y de −3,1% con placebo (p<0,001 para todas las dosis). El 50% y el 57% de los participantes con 10mg y 15mg tuvieron una reducción del peso del 20% o más, en comparación con el 3% en el grupo de placebo (p<0,001 para todas las dosis). Los eventos adversos más frecuentes con tirzepatida fueron gastrointestinales de gravedad leve a moderada.

A la vista de los resultados de los últimos estudios, el posicionamiento de la Sociedad Española de Cardiología 2022 promueve la protección cardiovascular y renal de los pacientes con DM2 (fig. 1)9 y enfatiza el uso combinado de inhibidores del cotransportador sodio-glucosa tipo2 (iSGLT-2) y arGLP-1, la desprescripción de fármacos sin este beneficio, así como estrategias para la optimización individualizada del control glucémico y el peso sin hipoglucemias y posicionando finerenona.

Figura 1.

Protección cardiovascular y renal en DM2.

ARA-II: antagonista de los receptores de angiotensinaII; arGLP1: agonista del péptido similar al glucagón tipo1; CV: cardiovascular; DM2: diabetes mellitus tipo2; ECV: enfermedad cardiovascular; FG: filtrado glomerular; IECA: inhibidor de la enzima convertidora de angiotensina; iSGLT2: inhibidor del transportador sodio-glucosa.

Reproducido con permiso de Sociedad Española de Cardiología9.

(0.75MB).
Metabolismo lipídico y riesgo residual

En cuanto a los lípidos, ha habido novedades sobre las terapias hipolipemiantes. Tres metaanálisis han demostrado que la incidencia de molestias musculares con estatinas es muy baja (6-9%)10-12, y se ven enormemente compensadas por el beneficio cardiovascular en prevención tanto primaria como secundaria.

Un análisis del registro LIPID-REAL, estudio en vida real español, ha puesto de manifiesto la diferencias de sexo en la respuesta al tratamiento con inhibidores de PCSK913. Dos estudios prospectivos han demostrado el beneficio del tratamiento precoz sobre la reducción placa, con un inhibidor de PCSK9, con evolocumab en estudio HUYGENS14 o con alirocumab en estudio PAC-AMI15. El estudio FOURIER-OLE, con seguimiento a muy largo plazo (>7años) de >6.000 pacientes incluidos en el estudio original, demuestra un beneficio significativo de haber recibido inicialmente tratamiento con evolocumab en el objetivo primario del estudio, pero también se observó una reducción estadísticamente significativa en la mortalidad cardiovascular del 23%16.

El conocimiento del riesgo residual sigue en expansión. Un análisis del estudio Atherosclerosis Risk in Communities (ARIC) con 12.374 participantes sin antecedentes de enfermedad coronaria ni insuficiencia cardiaca mostró que el índice triglicéridos-glucosa se asociaba a un riesgo progresivo de desarrollar insuficiencia cardiaca17. Un análisis del registro LIPID-REAL mostró el beneficio del tratamiento con inhibidores de PCSK9 en este índice, además de otros componentes del denominado riesgo residual lipídico como son el colesterol remanente, el cociente triglicéridos/colesterol unido a lipoproteínas de alta densidad o el colesterol total/colesterol unido a lipoproteínas de alta densidad18.

La European Society of Atherosclerosis19 ha publicado un consenso sobre el papel de la lipoproteína(a) en la enfermedad cardiovascular y la estenosis aórtica, en el cual se destaca la importancia de la determinación alguna vez en la vida, la contextualización de su concentración en el riesgo cardiovascular, así como la intensificación del control de los factores de riesgo cardiovascular y del tratamiento, a la espera de los resultados de las terapias específicas en desarrollo

Tabaco

El tabaco sigue siendo el factor de riesgo prevenible que causa más mortalidad en el mundo, y España no es una excepción. Recientemente se ha publicado un estudio20 que analiza la mortalidad atribuida al consumo de tabaco en las comunidades autónomas de España en 2017, año en el que el tabaco causó el 12,9% de la mortalidad total, liderada por tumores (sobre todo el de pulmón), las enfermedades cardiovasculares-diabetes y las respiratorias. Tras el ajuste de las tasas de mortalidad atribuida por edad se observan las tasas de varones más altas en Extremadura, Andalucía, Castilla-La Mancha y Asturias, y las de las mujeres, en Canarias, Islas Baleares, Madrid y País Vasco. Andalucía es donde hay un mayor impacto en la mortalidad atribuida por enfermedades cardiovasculares.

La Organización Mundial de la Salud sigue enfatizando la importancia de la estricta regulación de los sistemas electrónicos de liberación de nicotina, ya que su uso no solo se asocia a mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares y respiratorias en no fumadores21, sino que además los niños y los adolescentes que los usan duplican su riesgo de fumar cigarrillos22.

Riesgo vascular y cardiología ambiental

El riesgo vascular y la cardiología ambiental son temas de actualidad en la prevención cardiovascular, ya que existe una necesidad de estudio de forma multidisciplinar sobre la contribución de las exposiciones ambientales a las enfermedades cardiovasculares, con el objetivo de desarrollar estrategias preventivas o terapéuticas específicas para minimizar las influencias nocivas de la contaminación del medio ambiente y promover la salud cardiovascular23. La contaminación se considera un modificador del riesgo cardiovascular24 y por tanto debemos tener en cuenta su evaluación, así como el compromiso de desarrollar estrategias para disminuirlo. Por esta razón, en 2022 nace SEC-FEC Verde, el proyecto impulsado por la Sociedad Española de Cardiología y la Fundación Española de Cardiología, con el objeto de disminuir la morbimortalidad cardiovascular relacionada con la contaminación25.

Las diferentes formas en que puede ser considerado el ambiente como modificador del riesgo cardiovascular son las siguientes: contaminación atmosférica, que se relaciona con cardiopatía isquémica; arteriopatía periférica; fibrilación auricular; insuficiencia cardiaca; disección de aorta, y cardiopatías congénitas. Muchos contaminantes forman partículas suspendidas en el aire que inhalamos. Las partículas pequeñas (diámetro ≤2,5μm) de la industria, la construcción o el transporte son las más dañinas. A través de los alveolos pulmonares, acceden al lecho vascular y provocan lesión vascular, inflamación y aterosclerosis. El óxido nitroso influye de forma independiente26. La exposición a metales se asocia a enfermedades cardiovasculares, y hay estudios con quelantes prometedores, y también el cambio climático, ya que en los días de calor extremo hay un incremento del 7% en el riesgo de infarto de miocardio, que se mantiene en días posteriores y que aumenta en un 4% las crisis hipertensivas y en un 6% las arritmias cardiacas27. En las olas de frío también aumenta el riesgo, que es peor a edades más avanzadas.

Programas de rehabilitación cardiaca y telerrehabilitación cardiaca

Los beneficios de los programas de rehabilitación cardiaca (RC) siguen siendo actualidad en la última revisión sistemática de la Cochrane Database28, en la que se incluyeron más mujeres y pacientes de países con menos recursos. Estos programas han demostrado una reducción de la mortalidad total, reinfartos y hospitalización por todas las causas a corto plazo (<1año), una disminución de la mortalidad cardiovascular a medio plazo (1 a 3años) y una disminución de la mortalidad cardiovascular y reinfartos a largo plazo (>3años), además de un beneficio en la mejora de la calidad de vida.

También en el registro SWEDEHEART29, que es un estudio de cohortes, longitudinal y observacional, la participación en programas de RC se asoció con una disminución en la mortalidad total, incluso más pronunciada en mujeres que en varones.

Incluso en el estudio de Buckley et al.30, en el que se comparó la intervención coronaria frente a la RC de forma retrospectiva a los pacientes con síndrome coronario crónico, se objetivó que los pacientes que habían realizado el programa de RC y no habían sido sometidos a tratamiento intervencionista presentaron menor mortalidad por todas las causas, rehospitalización y morbilidad cardiovascular. En el grupo combinado de intervencionismo más RC presentaron menor incidencia de padecer insuficiencia cardiaca.

La telerrehabilitación cardiaca (tele-RC) es actualidad por el avance de las tecnologías y por la necesidad que creó la pandemia de la COVID-19 en los últimos años. Los programas de RC que utilizan las aplicaciones móviles demostraron que tienen utilidad para mejorar la dieta, los niveles de actividad de los pacientes31,32, motivar e incluso disminuir los reingresos hospitalarios a corto plazo33.

Se ha publicado la experiencia de un centro español34, que incluyó a 67 pacientes y demostró una mejora en los niveles de actividad física, consumo pico de oxígeno, perfil lipídico, calidad de vida y mayor adherencia a la dieta mediterránea, pero con un seguimiento más prolongado (10meses) al convencional supervisado.

En un reciente metaanálisis35 que incluyó a casi 3.000 pacientes con cardiopatía isquémica, la tele-RC tuvo resultados equivalentes a la RC convencional supervisada, en cuanto a las mejoras de la capacidad funcional, la calidad de vida, el cese del hábito tabáquico y la disminución de las hospitalizaciones por causa cardiaca.

Rehabilitación cardiaca en la insuficiencia cardiaca

Existen novedades en cuanto a los beneficios de los programas de RC en la insuficiencia cardiaca (IC). El ensayo clínico REHAB-HF36 ha aportado información sobre cómo un programa de RC precoz, progresivo y personalizado en ancianos frágiles y prefrágiles hospitalizados por IC aguda mejora de forma significativa su capacidad funcional, aunque sin diferencias en la rehospitalización o en la mortalidad. También se observó beneficio en cuanto a la prueba de los 6minutos, el estado de fragilidad, la calidad de vida y la depresión tras la intervención.

En otro metaanálisis37 con 139 ensayos clínicos (n=18.670) la RC, tanto hospitalaria como domiciliaria y telemática, demostró mejoras en el consumo de VO2máx (diferencias medias=3,10; intervalo de confianza del 95% [IC95%] 2,56-3,65 ml/kg/min; 2,69; IC95%, 1,67-3,70 ml/kg/min; 1,76; IC95%, 0,27-3,26 ml/kg/min, respectivamente), así como en la calidad de vida, con el test de Minnesota. Sin embargo, con el test Kansas City Cardiomyopathy Questionnaire (KCCQ), solo con la tele-RC. El riesgo de hospitalización por IC y la mortalidad solo eran reducidos con la RC hospitalaria (OR = 0,41; IC95%, 0,17-0,76 y OR = 0,42; IC95%, 0,16-0,90, respectivamente).

Tenemos datos de vida real derivados de una cohorte prospectiva multicéntrica de pacientes hospitalizados por IC que fueron incluidos en RC tras el alta (programas con sesiones 1-2 veces/semana durante 6meses), y en los que se evaluó el efecto sobre mortalidad por cualquier causa y hospitalización por IC durante un período de 2años38. La RC se asoció a una reducción del objetivo combinado (hazar ratio [HR]=0,66; IC95%: 0,48-0,91; p=0,011), mortalidad total (HR=0,53; IC95%: 0,30-0,95; p=0,032) y rehospitalización por IC (HR=0,66; IC95%: 0,47-0,92; p=0,012). Estos beneficios eran independientes de si los pacientes tenían IC con fracción de eyección reducida o preservada. Sin embargo, cuando se analizaron estos resultados más allá de los 6meses del alta hospitalaria no se observaron diferencias en los objetivos mencionados entre los pacientes que habían realizado el programa de RC y los que no.

Por último, cabe destacar que las recientes guías AHA/ACC de IC39 vuelven a posicionar los programas de entrenamiento físico con una indicación Ia, y la RC, al igual que las europeas, con un nivel de indicación IIa, para mejorar la capacidad funcional y la calidad de vida.

Papel de la prueba de esfuerzo cardiopulmonar

La prueba de esfuerzo cardiopulmonar permite la valoración directa de parámetros metabólicos y ventilatorios, obtener información pronóstica relevante y conocer los principales mecanismos limitantes del ejercicio. La novedad más destacada es la publicación del consenso40 sobre su utilización en los pacientes con IC preservada. Esta novedad pone de manifiesto que la prueba de esfuerzo cardiopulmonar es el estándar para evaluar, cuantificar y diferenciar el origen de la disnea y la dificultad para el ejercicio, más aún cuando se combina con ecocardiografía o evaluación hemodinámica invasiva. Por tanto, podría mejorar el diagnóstico de los fenotipos específicos de IC preservada y, por tanto, mejorar el tratamiento específico.

En un estudio multicéntrico español41 el consumo de oxígeno pico medido por prueba de esfuerzo cardiopulmonar fue el objetivo principal de un ensayo clínico que evaluó el impacto de la dapagliflozina en la capacidad funcional de 90 pacientes con IC preservada. Se observó una mejora en el grupo de intervención, con un aumento de 1,09ml/kg/min al primer mes y de 1,06ml/kg/min al tercer mes. Sin embargo, no se encontraron diferencias en los objetivos secundarios (prueba de los 6minutos, cuestionarios de la calidad de vida y parámetros ecocardiográficos).

Financiación

No hay fuente de financiación para este trabajo.

Contribución de los autores

Todos los autores han contribuido por igual en la redacción del manuscrito. M.R. Fernández Olmo ha realizado la revisión final.

Conflicto de intereses

No existen conflictos de intereses para la elaboración del manuscrito.

Bibliografía
[1]
A.B. Gevaert, N. Wood, J.R.A. Boen, et al.
Epigenetics in the primary and secondary prevention of cardiovascular disease: Influence of exercise and nutrition.
Eur J Prev Cardiol., (2022),
[2]
J. Delgado-Lista, J.F. Alcala-Diaz, J. Torres-Peña, et al.
Long-term secondary prevention of cardiovascular disease with a Mediterranean diet and a low-fat diet (CORDIOPREV): A randomised controlled trial.
Lancet., 399 (2022), pp. 1876-1885
[3]
J.A. Quesada, V. Bertomeu-Gonzalez, J.M. Ruiz, et al.
Hábitos de vida y mortalidad cardiovascular de las mujeres menopaúsicas: estudio de cohortes de base poblacional.
Rev Esp Cardiol., 75 (2022), pp. 576-584
[4]
A.A. Creanga, P.M. Catalano, B.T. Bateman.
Obesity in pregnancy.
N Engl J Med., 387 (2022), pp. 248-259
[5]
A.T. Tita, J.M. Szychowski, K. Boggess, et al.
Treatment for mild chronic hypertension during pregnancy.
N Eng J Med., 386 (2022), pp. 1781-1792
[6]
F. Mahfoud, D.E. Kandzari, K. Kario, et al.
Long-term efficacy and safety of renal denervation in the presence of antihypertensive drugs (SPYRAL HTN-ON MED): A randomized, sham-controlled trial.
Lancet., 399 (2022), pp. 1401-1410
[7]
J.P. Frías, M.J. Davies, J. Rosenstock, et al.
Tirzepatide versus semaglutide once weekly in patients with type 2 diabetes.
N Engl J Med., 385 (2021), pp. 503-515
[8]
A.M. Jastreboff, L.J. Aronne, N.N. Ahmad, et al.
Tirzepatide once weekly for the treatment of obesity.
N Engl J Med., 387 (2022), pp. 205-216
[9]
Sociedad Española de Cardiología. Grupo de Trabajo de Diabetes y Obesidad. 2022 [consultado 3 Oct 2022]. Disponible en: https://secardiologia.es/cientifico/grupos-de-trabajo/diabetes
[10]
T. Cai, L. Abel, O. Langford, et al.
Associations between statins and adverse events in primary prevention of cardiovascular disease: Systematic review with pairwise, network, and dose-response meta-analyses.
[11]
M. Volpe, C. Patrono.
The cardiovascular benefits of statins outweigh adverse effects in primary prevention: Results of a large systematic review and meta-analysis.
Eur Heart J., 42 (2021), pp. 4518-4519
[12]
M. Blazing, E. Braunwald, J. de Lemos, et al.
Effect of statin therapy on muscle symptoms: An individual participant data meta-analysis of large-scale, randomised, double-blind trials.
Lancet., 400 (2022), pp. 832-845
[13]
A. Cordero, M.R. Fernández Del Olmo, G.A. Cortez Quiroga, et al.
Sex differences in low-density lipoprotein cholesterol reduction with PCSK9 inhibitors in real world patients: The LIPID-REAL registry.
J Cardiovasc Pharmacol., 79 (2022), pp. 523-529
[14]
S.J. Nicholls, Y. Kataoka, S.E. Nissen, et al.
Effect of evolocumab on coronary plaque phenotype and burden in statin-treated patients following myocardial infarction.
JACC Cardiovasc Imaging., 15 (2022), pp. 1308-1321
[15]
L. Räber, Y. Ueki, T. Otsuka, et al.
Effect of alirocumab added to high-intensity statin therapy on coronary atherosclerosis in patients with acute myocardial infarction: The PACMAN-AMI randomized clinical trial.
JAMA., 327 (2022), pp. 1771-1781
[16]
M.L. O’Donoghue, R.P. Giugliano, S.D. Wiviott, et al.
Long-term evolocumab in patients with established atherosclerotic cardiovascular disease.
[17]
R. Huang, Y. Lin, X. Ye, et al.
Triglyceride-glucose index in the development of heart failure and left ventricular dysfunction: Analysis of the ARIC study.
Eur J Prev Cardiol., (2022),
[18]
A. Cordero, M.R. Fernández Olmo, G.A. Cortez Quiroga, et al.
Effect of PCSK9 inhibitors on remnant cholesterol and lipid residual risk: The LIPID-REAL registry.
Eur J Clin Invest., (2022),
[19]
F. Kronenberg, S. Mora, E.S.G. Stroes, et al.
Lipoprotein(a) in atherosclerotic cardiovascular disease and aortic stenosis: A European Atherosclerosis Society consensus statement.
[20]
J. Rey, M. Pérez-Ríos, M.I. Santiago-Pérez, et al.
Mortalidad atribuida al consumo de tabaco en las comunidades autónomas de España, 2017.
Rev Esp Cardiol., 75 (2022), pp. 150-158
[21]
M. Znyk, J. Jurewicz, D. Kaleta.
Exposure to heated tobacco products and adverse health effects, a systematic review.
Int J Environ Res Public Health., 18 (2021), pp. 6651
[22]
World Health Organization. WHO report on the global tobacco epidemic: Addressing new and emerging products. Health Promotion. 2021 [consultado 15 Sep 2022]. Disponible en: https://www.who.int/publications/i/item/9789240032095
[23]
J. Bañeras, J. Iglesies-Grauc, M. Téllez-Plaza, et al.
Medioambiente y salud cardiovascular: causas, consecuencias y oportunidades en prevención y tratamiento.
[24]
F.L.J. Visseren, F. Mach, Y.M. Smulders, et al.
ESC guidelines on cardiovascular disease prevention in clinical practice.
Eur Heart J., 42 (2021), pp. 3227-3337
[25]
Sociedad Española de Cardiología. SEC/FEC Verde. Cardiología Ambiental. Nuevo foco en salud cardiovascular. 2022 [consultado 1 Jul 2022]. Disponible en: https://secardiologia.es/institucional/reuniones-institucionales/sec-fec-verde
[26]
X. Meng, C. Liu, R. Chen, et al.
Short term associations of ambient nitrogen dioxide with daily total, cardiovascular, and respiratory mortality: Multilocation analysis in 398 cities.
[27]
Consejo General de Colegios de Médicos de España. Alianza médica contra el cambio climático. 2022 [consultado 10 Sept 2022]. Disponible en: https://www.cgcom.es/sites/main/files/files/2022-05/alianza_medica_amcc.pdf
[28]
L. Anderson, D.R. Thompson, N. Oldridge, et al.
Exercise-based cardiac rehabilitation for coronary heart disease.
Cochrane Database Syst Rev., (2021),
[29]
Ö. Ekblom, A. Cider, K. Hambraeus, et al.
Participation in exercise-based cardiac rehabilitation is related to reduced total mortality in both men and women: Results from the SWEDEHEART registry.
Eur J Prev Cardiol., 29 (2022), pp. 485-492
[30]
B. Buckley, I.A. de Koning, S.L. Harrison, et al.
Exercise-based cardiac rehabilitation vs. percutaneous coronary intervention for chronic coronary syndrome: Impact on morbidity and mortality.
Eur J Prev Cardiol., 29 (2022), pp. 1074-1080
[31]
I. Eckardt, C. Buschhaus, G. Nickenig, F. Jansen.
Smartphone-guided secondary prevention for patients with coronary artery disease.
J Rehabil Assist Technol Eng., (2021),
[32]
I. Eckardt, P. Düsing, G. Nickenig, F. Jansen.
Smart devices resulting in big effect: Can apps cure heart disease?.
Eur Heart J., 43 (2022), pp. 2003-2004
[33]
F.A. Marvel, E.M. Spaulding, M.A. Lee, et al.
Digital health intervention in acute myocardial infarction.
Circ Cardiovasc Qual Outcomes., (2021),
[34]
E. Dalli, N. Sanz, M.T. Tuzón, et al.
A randomized controlled clinical trial of cardiac telerehabilitation with a prolonged mobile care monitoring strategy after an acute coronary syndrome.
Clin Cardiol., 45 (2022), pp. 31-41
[35]
H.J. Ramachandran, Y. Jiang, W.W. San Tam, et al.
Effectiveness of home-based cardiac telerehabilitation as an alternative to phase2 cardiac rehabilitation of coronary heart disease: A systematic review and meta-analysis.
Eur J Prev Cardiol., 7 (2022), pp. 1017-1043
[36]
D.W. Kitzman, D.J. Whellan, P. Duncan, et al.
Physical rehabilitation for older patients hospitalized for heart failure.
N Eng J Med., 385 (2021), pp. 203-216
[37]
T.K. Tegegne, J.C. Rawstorn, R.A. Nourse, et al.
Effects of exercise-based cardiac rehabilitation delivery modes on exercise capacity and health-related quality of life in heart failure: A systematic review and network meta-analysis.
[38]
T. Adachi, N. Iritani, K. Kamiya, FLAGSHIP collaborators, et al.
Prognostic effects of cardiac rehabilitation in patients with heart failure (from a multicenter prospective cohort study).
Am J Cardiol., 164 (2022), pp. 79-85
[39]
P.A. Heidenreich, B. Bozkurt, D. Aguilar, et al.
2022 AHA/ACC/HFSA guideline for the management of heart failure: A report of the American College of Cardiology/American Heart Association Joint Committee on Clinical Practice Guidelines.
JACC., 79 (2022), pp. e263-e421
[40]
M. Marco Guazzi, M. Wilhelm, M. Martin Halle, et al.
Exercise testing in heart failure with preserved ejection fraction: An appraisal through diagnosis, pathophysiology and therapy — A clinical consensus statement of the Heart Failure Association and European Association of Preventive Cardiology of the European Society of Cardiology.
Eur J Heart Fail., 4 (2022), pp. 1327-1345
[41]
P. Palau, M. Amiguet, E. Domínguez, et al.
Short-term effects of dapagliflozin on maximal functional capacity in heart failure with reduced ejection fraction (DAPA-VO2): A randomized clinical trial.
Eur Heart J Fail., (2022),
Idiomas
REC: CardioClinics
Article options
Tools
es en

¿Es usted profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos?

Are you a health professional able to prescribe or dispense drugs?